Preparación hacia el centenario de la Virgen de Fátima

Preparación hacia el centenario de la Virgen de Fátima

Queridos padres, hermanos y amigos:

Entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917 tuvieron lugar las seis apariciones de Fátima, con sus mensajes de penitencia, consuelo, advertencia y protección singular. En mayo del próximo año celebraremos el primer centenario de este memorable evento que ha dejado una huella muy profunda en la Iglesia del siglo XX, en la piedad mariana, en la conciencia cristiana y hasta en las acciones de algunos Sumos Pontífices (las peregrinaciones a su Santuario, la manifestación de los secretos anunciados por la Virgen a la venerable Lucía y los beatos Jacinta y Francisco, y la consagración del mundo al Inmaculado Corazón). Como es sabido, las oraciones de Nuestra Madre, y las que Ella pidió que la Iglesia hiciese por el mundo entero y algunos países en particular (Rusia), fueron determinantes en los acontecimientos del final del siglo pasado, de modo especial en la caída del imperio soviético, uno de los más anticristianos de toda la historia.

Los nuestros son tiempos cargados de luces y sombras, de esperanzas y presagios de tormentas, de incertidumbres políticas y de confusiones doctrinales, algunas como no se conocían desde mucho tiempo atrás. Hoy, como en tantos momentos cruciales, necesitamos la intervención particular de la Madre protectora y de un nuevo triunfo de su Inmaculado Corazón. La Iglesia nuevamente atraviesa la historia “entre las persecuciones de los hombres y los consuelos de Dios” (San Agustín), y muchos corazones se sienten agitados por la ansiedad y la incertidumbre. La cercanía de la próxima celebración es una oportunidad especial para que invoquemos a
nuestra Madre con toda la fuerza de la que somos capaces.

Un modo singular puede ser el prepararnos para el centenario de su providencial asistencia protectora con una novena, no ya de días, sino de meses. Comenzando en agosto, que está por empezar, tenemos exactamente nueve meses antes del próximo mayo.

Es por eso que, desde la casa Generalicia del Instituto queremos encauzar y hacer nuestra esta iniciativa que nos fue presentada por el P. Miguel Ángel Fuentes.

Se trata de lo siguiente: sin recargar las actividades normales con que ya expresamos nuestra piedad mariana, sino ordenándolas y enfatizándolas, podemos hacer esta obra de preparación, aprovechando para manifestar la señalada devoción mariana que nos debe caracterizar por nuestro cuarto voto de esclavitud mariana.

Nuestra propuesta consiste en articular estos nueve meses consagrando cada uno de ellos a exaltar una de las principales prerrogativas de María Santísima y realizando algunas actividades, entre las que pueden contarse las que se indican más abajo y todas las que se quieran añadir (recitación del Rosario en comunidad o en familia, Rosario continuado en algunas oportunidades, peregrinaciones a sus santuarios, etc.).

Se trata de una invitación para que todo el que quiera -sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos de nuestra Tercera Orden-, se unan a esta plegaria coral, amplia en sus dimensiones, como lo es la difusión de nuestra Familia Religiosa, y duradera, como lo son los nueve meses que tenemos por delante. Pero al mismo tiempo libre y espontánea de parte de todos los que deseen aceptarla.

Las prerrogativas que deberían tenerse presente en cada uno de los meses son las siguientes (todas pueden leerse con provecho en la obra de Antonio Royo Marín, “La Virgen María”, o en cualquiera de los buenos tratados sobre la Virgen, fáciles de encontrar incluso en internet):

1) Agosto: la Predestinación de María
2) Setiembre: la Inmaculada Concepción
3) Octubre: la Virginidad perpetua
4) Noviembre: la Maternidad divina
5) Diciembre: la Maternidad espiritual
6) Enero: la Corredención mariana
7) Febrero: María mediadora de todas las gracias
8) Marzo: la Asunción de María a los Cielos
9) Abril: María Reina del Universo

[…]

Como puede verse en lo dicho anteriormente, las intenciones de esta novena son fundamentalmente tres:

1. Pedir el triunfo del Inmaculado Corazón de María sobre los peligros por los que atraviesa la Iglesia en nuestro tiempo.
2. Pedir su especial protección por los cristianos perseguidos, de modo singular en Medio Oriente.
3. Pedir por nuestra Familia Religiosa y las vocaciones.

[…]

P. Gustavo Nieto,

Superior General

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Subscribirse

Close

Eventos IVE Argentina


Dirección de Mail *
Nombre
Apellido
Provincia



* Campos requeridos