Hogares

OBRAS DE MISERICORDIA

“Cristo es la revelación y la Encarnación de la misericordia del Padre” (Juan Pablo II, RM 12). Revela y encarna la misericordia de Dios mediante la mayor obra de misericordia jamás conocida que es la redención del género humano por la sangre de su cruz, con lo cual destruye la raíz de todo mal que es el pecado.
Nuestra familia religiosa, que busca ser otra prolongación de la Encarnación del Verbo, “para encarnarlo en todo lo humano” (Constituciones 36), desea humildemente por medio de las obras de misericordia:

  • Continuar revelando a los hombres el amor misericordioso de Dios para con el género humano, y seguir encarnándola mediante todo tipo de obras de beneficencia y con ello aliviar muchos de los males que aquejan al hombre actual. Para que además por el testimonio de la caridad muchos hermanos conozcan a Dios “para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en el cielo” (Mt 5,16).
  • Amar a Dios manifestándolo en el amor concreto a los hermanos, ya que es el único medio posible de amar a Dios, según nos enseñó Jesucristo, como además afirma el apóstol: quien dice que ama a Dios y no ama a sus hermanos, es un mentiroso (cf. 1 Jn 4,20).

Queremos así seguir las huellas del Verbo Encarnado, que viniendo a redimirnos del pecado, se compadeció aun de las heridas que este causó en nosotros, dado que pasó por este mundo sanando a los hombres de sus miserias físicas y espirituales, con lo cual dio prueba fehaciente de su misericordia y de su amor al Padre.

CIUDAD DE LA CARIDAD

El signo de Dios más inmediato es ciertamente la atención al prójimo, según lo que dijo Jesús: ‘Cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis’ (Mt 25, 40)”. Benedicto 6/9/09
La “Ciudad de la caridad” es concebida por nuestro fundador, el P. Carlos Miguel Buela, como un lugar donde se pueda atender a todas las personas con necesidad, sin poner límites a la caridad de Cristo. La idea es que toda obra de caridad puede ejercerse en esta “Ciudad”.

Esta “Ciudad”, concretizada en hogares y/o centros asistenciales, se intentará atender a las personas más necesitadas: las víctimas de distintas dolencias (deficiencias mentales, físicas, psicosis), ancianos, personas sin techo, los que no tengan comida, los que carezcan de vestido, de atención médica, de una persona que los pueda escuchar y comprender, los adictos que quieran tener una oportunidad de reinsertarse en la sociedad, los enfermos, que quieran morir dignamente como hombres, rodeados del afecto y amor de los hermanos.

El objetivo de la Ciudad de la Caridad es abrir cada vez más las puertas a las personas que lo necesiten; y por consiguiente se ocuparán muchas manos, ya que la pobreza y el sufrimiento en el mundo que nos toca vivir, aumentan en proporción al egoísmo, que es ajeno totalmente al Evangelio.
La caridad a gran escala se logra cuando se ejercita socialmente.

Hogar ``San Martin de Tours``

El Hogar San Martín de Tours fue fundado el 12 de marzo de 1994, como consecuencia lógica de la atención a los niños varones que vivían en el Hogar Nuestra Señora de la Divina Providencia. El día de la inauguración estuvo presente el Obispo de San Rafael, Mons. Jesús Arturo Roldán, y concelebraron, entre otros el P. Carlos Miguel Buela, fundador del Instituto del Verbo Encarnado y el P. Roberto Folonier quien fue designado entonces superior del Hogar. En los inicios estuvo atendido por tres hermanos coadjutores (uno de ellos: el Hno. Jesús Martínez). Los novicios prestaban su ayuda invalorable durante el año.

En los inicios vivían todos en la casita de adobe sobre la calle Cubillos; toda la atención de los niños estaba a cargo de los hermanos, ayudados en la cocina por la generosa colaboración de algunas vecinas. El 1º de enero de 1996 se recibió al primer anciano del hogar, comenzando así una nueva obra: atender a los ancianos discapacitados más abandonados. Su nombre: Armando Cabeza.

En el mes de julio de 1996 se designa al primer sacerdote para trabajar y vivir en el Hogar. El mismo vivía con los tres hermanos coadjutores. Se reanudó la construcción del pabellón Sagrado Corazón, para discapasitados leves, y un año después, el 3 de agosto de 1997 se inauguró definitivamente. En el año 1999 se envió por primera vez un Diácono para reforzar la comunidad: Javier Correa Llano. En el año 2000 designaron un seminarista para reemplazar al diácono en sus funciones. Esto planteó una nueva realidad: la presencia de seminaristas bedeles que conformen la comunidad religiosa para la atención de los beneficiarios.En el año 2000 fueron designadas tres hermanas de las Servidoras del Señor y de la Virgen de Matará para colaborar con las tareas del Hogar.

Por eso es que en este tipo de obra en primerísimo lugar hay que tener Fe. Quien no tiene Fe no entiende esto, ni sabe por tanto como comportarse dentro de una obra así. Si falta la Fe no va a entender nada. La puerta está siempre abierta para quien quiera ingresar.

“Cuando alguien golpea la puerta no se le pregunta si tiene un nombre, sino si tiene una necesidad”

Hogar ``San Juan Bosco``

El hogar “San Juan Bosco” es una institución privada, no dependiente de ningún organismo oficial, que pretende atender a niños, adolescentes y jóvenes con falta de contención familiar o que lo soliciten sus padres para favorecer su crecimiento y formación. No pretende poner límites a la caridad de Cristo. Fue fundado el 31 de Enero del 2003.

El Hogar “San Juan Bosco” depende del Hogar San Martín de Tours y es parte de un proyecto más amplio, al que llamamos “Ciudad de la Caridad”. Esta Ciudad no consiste en un espacio físico determinado, sino en la coordinación de todas las obras caritativas de la Familia religiosa del Verbo Encarnado. Por este motivo el Hogar trabaja en coordinación con los Hogares “Nuestra Señora de la Divina Providencia”, “Gianna Beretta Molla”, “Sierva de Dios Rosa Giovanetti” y principalmente con el Hogar “San Martín de Tours”.

Hogar Sagrado Corazón

El Hogar “Sagrado Corazón” se encuentra funcionando desde 1989, en la ciudad de Santiago – Chile, a partir del 26 de septiembre del 2011, el Mons. Juan Ignacio González Errázuriz, hizo entrega del Hogar a nuestro Instituto. Para todos ha sido una gran alegría este regalo de la Providencia Divina, pues sabemos la magnitud que tiene una obra así. Escribía el P. Carlos Buela, nuestro fundador: “el corazón de la evangelización de la cultura es la caridad de Cristo, y sin la caridad de Cristo no puede existir la civilización del amor. Además, obras como estas son pararrayos e imán, porque detienen los justos rayos de la ira divina que por causa de nuestros pecados deberían caer sobre nosotros, y porque al mismo tiempo atraen multitud de gracias divinas sobre nosotros”.

Subscribirse

Close

Eventos IVE Argentina


Dirección de Mail *
Nombre
Apellido
Provincia



* Campos requeridos